Arteterapia

El arteterapia, como su nombre indica, es el encuentro entre dos proyectos, uno artístico y el otro terapéutico. La conjunción de ambos se traduce en creaciones, de diferente índole, que generan un proceso de transformación del sí mismo, favoreciendo el desarrollo personal, aquel que Maslow,  uno de los representantes de la corriente humanista, coloca en la cima de su pirámide de necesidades humanas: la autorrealización, en la que incluye la creatividad, la espontaneidad, el despojarse de prejuicios, la aceptación…

El arteterapia ofrece el espacio y los medios para que la persona pueda darse el permiso de ensayar desde su creatividad, permitiendo liberarse del pensamiento, en ocasiones circular y repetitivo, que opera en la cotidianidad. Este pensamiento analítico, tan útil en muchos momentos, impide, por regla general, integrar cualidades del self, que por aprendizaje, socialización, reglas culturales, etc., son rechazadas y sometidas a juicio. De esta manera, la narración que cada persona hace de sí misma, esto es la identidad, queda enriquecida y transformada a partir del producto artístico, que es representación simbólica de los cambios que operan a nivel interno.

 Expresar alivia, pero crear transforma (Jean Pierre Klein)

En AyP Atención Psicológica y Psicoterapia utilizamos técnicas arteterapéuticas en las sesiones individuales, de pareja y con grupos en Sevilla; el psicólogo utiliza una serie de estrategias en combinación con otro tipo de técnicas, ya sean cognitivas, conductuales, psicodramáticas, etc. Son recomendables para personas con grandes dificultades en la expresión verbal y, paradójicamente, también con aquellas que tienen un discurso muy integrado y gran fluidez verbal.

El arteterapia no sirve para elaborar un diagnóstico ni para desvelar las problemáticas de la persona sino que atrae un movimiento hacia lo que puede ser, aquello que puede representarse en lo simbólico y entrar en proceso de una creación. Esta perspectiva es dinámica y va en el sentido de los recursos de la persona para superar ella misma sus límites.

Tampoco es una terapia emocional ni busca la catarsis ni la expulsión del sufrimiento, el fin no es desembarazarse de aquello que molesta, sino transformarlo en creación de sí mismo.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

© 2016 por AyP Atención Psicológica y Psicoterapia