• www.aypsicologia.com

Egocentrismo y Adolescencia: La pseudoestupidez


Discutíamos unos/as compañeros/as y colegas sobre adolescencia, en concreto sobre las características de la sexualidad en esa fase del desarrollo, cuando una compañera aportó un concepto que nos llamó la atención “pseudoestupidez”.

El concepto, pseudoestupidez, hace referencia a una forma de pensamiento característica de la adolescencia en la que la persona ya tiene capacidad para argumentar de forma correcta, pero aún no es capaz de hacer un recorrido completo sobre las diferentes alternativas a su línea argumental. Esto se debe, por una parte, a la falta de experiencia, pero por otra a la inmadurez biológica de estructuras cerebrales como el córtex prefrontal, región cerebral que interviene en la planificación, toma de decisiones, etc.

El profesional que utiliza el término es David Elkind, psicólogo estadounidense y autor de libros relacionados con la infancia y adolescencia, entre otros. En este artículo hablamos sobre este tema, La adolescencia y el egocentrismo, y desde aquí agradecemos a Abraham Yavid Salinas la presentación y síntesis que realiza del contenido, en el cual nos hemos basado.

Podemos entender egocentrismo como una exaltación exagerada del propio yo. La persona egocéntrica exacerba sus cualidades despreciando las de los demás, le resulta difícil empatizar con otros, tienen necesidad de ser el centro de atención y si esto no ocurre sufren por ello.

El egocentrismo es propio de niños y adolescentes, por supuesto se puede dar en diferentes grados y las etapas evolutivas donde prima el egocentrismo no son rígidas sino que su duración varía de una persona a otra. Y sí, también algunos adultos son egocéntricos, pero ese tema lo dejamos para otro momento.

Las características del egocentrismo adolescente, según David Elkind son:

  • Audiencia imaginaria. Como el pensamiento propio está centrado en el sí mismo, también creen que los demás piensan en ellos de la misma manera, que les observan, que para otros son también el centro.

  • Hipocresía. Lo que para ellos está permitido para otros no. Los juicios que emiten para un mismo comportamiento son positivos si los realizan ellos pero negativos si los llevan a cabo otras personas.

  • Pseudoestupidez. Aún no son capaces de tener en cuenta las múltiples variables sobre una situación determinada, uno de los motivos que explican las conductas de riesgo que realizan.

  • Tendencia a discutir. Los adolescentes han ido adquiriendo habilidades verbales y de razonamiento que intentan mostrar cualquier situación. El objetivo suele ser llevar la razón, “ganar”. Es una forma de autoafirmarse.

  • Fábula personal. Tienen la convicción de que sus problemas son únicos y más graves que los de otras personas.

  • Búsqueda de fallos en figuras de autoridad. Se traduce en retar a aquellas personas a las que antes obedecían, en forma de críticas, discusiones, etc.

Para terminar, hemos pretendido con este artículo introducir una variable más en la explicación del comportamiento adolescente: la inmadurez de sus estructuras cerebrales. Y permitiéndonos usar el humor os decimos ¡Ánimo y fuerza!

#Psicología #Adolescencia #Conductasderiesgo #Egocentrismo #Educación

0 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

© 2016 por AyP Atención Psicológica y Psicoterapia