• www.aypsicologia.com

¿Feliz Navidad?


Siempre se nos ha dicho que las Navidades son época de amor, compañía, familia… conceptos como hogar, reunión, vuelta a casa, regalos, se nos vienen a la cabeza cuando hablamos de Navidad, pero lo cierto es que el estrés, los problemas y la ansiedad también acompañan a estas fechas.

Ya no nos resulta extraño escuchar a personas cercanas quejarse de la Navidad, proclamar deseos de que termine o expresar abiertamente que odian estas fechas. Tal y como nos hemos acostumbrado a vivirlas esto no es de extrañar… ¿Qué nos pasa en Navidad?

  • La familia y los seres queridos. Nos reunimos con aquellos a los que queremos, a los que deseamos ver y hace tiempo que no vemos. Pero también con aquellos con quienes tenemos asuntos pendientes, problemas no resueltos e incluso conflictos abiertos que, en ocasiones, durante estas fechas estallan en presencia de otras personas.

  • La falta de intimidad durante las navidades es también habitual. Puede ser estupendo rodearse de aquellos a quienes queremos, pero sin las herramientas necesarias, a veces, cedemos demasiada parte de nuestra intimidad, bien porque no sabemos conservarla, bien porque nos sentimos obligados a estar y no defraudar.

  • Los regalos... Y es que El Corte Inglés se ha colado en la Navidad como se cuelan Los Reyes Magos en nuestras casas, a oscuras y sin que nos demos cuenta. Los gastos tan sumamente elevados que tenemos en esta época producen estrés, ya que a veces no tenemos los recursos suficientes para afrontarlos. Poco a poco vamos entrando en la dinámica de valorar los regalos, las comidas, etc., por su coste en euros en lugar del valor emocional y compartido que puedan tener. De la misma manera, el temor a quedar mal o no cumplir las expectativas para con otros, nos impulsan a gastar más allá de nuestras posibilidades, lo que se traduce en malestar mantenido durante estas fechas y, muy probablemente, durante las fechas posteriores.

  • Cenas, comidas y reuniones de amigos, de empresa… que ya son obligadas en Navidad o los días previos. En ocasiones no hay tiempo material para asistir a todas ellas, y si lo hallamos es a costa de un fuerte estrés por la necesidad de cumplir con todos y cada uno de nuestros amigos y conocidos. Solo un apunte: existen las comidas y reuniones más allá de Navidad.

  • Los excesos. Sí, son divertidos, se cuenta con ellos y se recuerdan sin dramatismo una vez pasados; pero eso sí, hay que sufrirlos. Y es que el malestar físico provocado por los excesos navideños se puede convertir en nuestra compañía más cercana en Navidad.

  • Los problemas de pareja. Todo lo anterior puede dar como resultado conflictos y deterioro en la relación de pareja. Las decisiones sobre con qué familia se pasa más tiempo, se celebra una u otra fecha, los problemas económicos, el estrés y las dificultades en la comunicación por el ritmo vertiginoso de estas Fiestas, pueden conducir a desencuentros con la persona amada.

Nosotros, desde AyP Atención Psicológica y Psicoterapia os queremos desear unas Felices Fiestas. Entendemos que son felices si la persona se atreve a ser auténtica consigo misma y por tanto con los otros. Alguien a quien quiero me dijo una vez: Contigo quiero ser como estoy y estar como soy. Eso es lo que os deseamos desde aquí, que estas navidades podáis ser como estáis y estar como sois.

Nota: Hemos decidido publicar este artículo en masculino por fluidez del texto. Pero en breve nos planteamos utilizar el neutro, que aunque aún no está muy aceptado, nos hace sentir más cómodes.


28 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

© 2016 por AyP Atención Psicológica y Psicoterapia